Para ayudar a que un aceite afecte tu cabello de la manera más beneficiosa, tiene que coincidir con el nivel de porosidad de tu cabello. ¿Alguna vez te has preguntado por qué un aceite te aplasta el pelo mientras que otro hace que se encrespe? El secreto reside en la estructura de los aceites y, para ser más precisos, en el tamaño de las moléculas de las que está hecho un aceite. La composición de los aceites está dominada por diversos ácidos grasos con moléculas de diferentes tamaños. Y no todas las moléculas coinciden con cada tipo de cabello.

A la luz de esto, la elección de los aceites naturales debe estar regida por el tipo de ácidos grasos que predominan en un aceite en particular. Esta es la única forma de hacer coincidir un aceite con el nivel de porosidad de tu cabello.

Porosidad del cabello – ¿qué es eso?

La porosidad del cabello es un parámetro que describe el estado y la condición de tu pelo. Este término fue inventado al observar y analizar las estructuras externas del cabello; más precisamente mediante el análisis de las cutículas que forman cada cabello. Las cutículas no están unidas firmemente a la superficie del cabello. En cambio, están dispuestas en capas que recubren la corteza del cabello. Éstas están conectadas con cemento celular. Las cutículas comienzan a levantarse en el momento en que el cabello se daña. Mientras más estropeado y deshidratado esté, más se levantarán las cutículas, lo que refleja una mayor porosidad del cabello. En consecuencia, cuanto más se levantan las cutículas, más “indefenso” está el cabello: es propenso a los daños.

Las moléculas de todo aceite capilar natural bien seleccionado encajan en los diversos tamaños de los espacios que caracteriza a cada tipo de cabello.

Tres tipos de porosidad del cabello

Debido al nivel de porosidad, podemos distinguir tres tipos de cabello:

tres tipos de porosidad del cabello

  • Pelo de porosidad baja – con cutículas estrechamente contiguas. Este pelo es grueso y pesado, bastante inflexible y definitivamente difícil de peinar. Este tipo de cabello requiere un cuidado especial sin el cual el pelo se vuelven graso y, como consecuencia, pierde volumen. Demasiado grasa puede llevar a una caída excesiva de cabello, que es causada por el debilitamiento de los bulbos capilares (debido a la mala circulación de oxígeno).
  • Cabello de porosidad media – de cutículas ligeramente dobladas. El cuidado inadecuado puede hacer que el cabello quede aplastado o encrespado. El pelo de porosidad media, a menudo, tiene puntas deshidratadas, se vuelve estático o graso. Sus bulbos capilares pierden la condición, por lo tanto, el pelo se cae. La cantidad insuficiente de vitaminas y minerales contribuye al deterioro del cabello.
  • Pelo de porosidad alta – de cutículas ampliamente abiertas. Es un cabello deshidratado y dañado en condiciones extremadamente malas. Este pelo se ve privado de brillo y vitalidad, pierden volumen y densidad, con frecuencia frágil. Además, la condición de ese cabello se deteriora más rápidamente, ya que pierde humedad con facilidad. Este tipo de pelo debe nutrirse continuamente. Lo que también es importante, quien tenga este tipo de pelo debe tener cuidado de no dañarlo aún más.

¿Cómo definir la porosidad del cabello?

La porosidad del cabello se puede definir de muchas maneras. Si tienes tiempo y considerables problemas con el cabello, visita a un tricólogo, quien examinará tu cabello y el cuero cabelludo.

Además, puedes definir la porosidad del cabello poniendo un pelo limpio (sin siliconas, etc.) en un recipiente lleno de agua. Observa el cabello para descubrir lo que le sucede después de 10 minutos:

  • Si nada en algún lugar del fondo del recipiente o si ha caído al fondo, significa que el pelo es de porosidad alta; las cutículas absorben el agua rápidamente.
  • Si nada en algún lugar por el medio del recipiente, significa que el pelo es de porosidad media; las cutículas absorben el agua de forma moderada.
  • Si flota en el agua, esto significa que el tipo de cabello es de porosidad baja; las cutículas no dejan que entre el agua.

La mayoría de las veces las mujeres saben qué nivel de porosidad tienen sus cabellos, ya que definir el tipo no es tan difícil. La descripción de los tres tipos de porosidad del cabello permite categorizar tu cabello fácilmente.

¿Cómo hacer coincidir un aceite con una porosidad del cabello?

Como se ha mencionado anteriormente, los aceites capilares tienen una estructura diferente debido a los diferentes tamaños de moléculas de los que están hechos. Gracias a esto, los aceites pueden adaptarse idealmente a un tipo de cabello particular. Para demostrarlo, el aceite de coco tiene moléculas muy pequeñas que se ajustan a los pequeños huecos del pelo de porosidad baja. Al mismo tiempo, las moléculas pequeñas no funcionan bien en el cabello de porosidad alta porque todo lo que pueden hacer es que el cabello se encrespe. En resumen, al elegir un aceite, presta atención a la cantidad de ácidos grasos particulares que contiene.

Puedes hacer uso de las siguientes pautas:

  • Pelo de porosidad alta: elige aceites que contengan gran cantidad de ácidos grasos polisaturados (omega 3 y omega 6)
  • Pelo de porosidad media – elige aceites que contienen gran cantidad de ácidos grasos monoinsaturados (omega 7 y omega 9)
  • Pelo de porosidad baja – elige aceites que contengan gran cantidad de ácidos grasos saturados (ácido láurico, ácido esteárico, ácido mirístico)

¿Qué aceite combina con el pelo de porosidad baja?

Elige aceites de moléculas pequeñas:

  • Aceite de coco
  • Manteca de karité
  • Aceite de babasú
  • Aceite de palma

¿Qué aceite combina con el pelo de porosidad media?

Elige aceites de moléculas de tamaño mediano:

  • Aceite de avellana
  • Aceite de camelia
  • Aceite de moringa
  • Aceite de almendras
  • Aceite de argán
  • Aceite de macadamia
  • Aceite de albaricoque

¿Qué aceite combina con el pelo de porosidad alta?

Elige aceites de moléculas grandes:

  • Aceite de cártamo
  • Aceite de cedro
  • Aceite de semilla de uva
  • Aceite de girasol
  • Aceite de semilla negra
  • Aceite de maíz
  • Aceite de onagra

Aceite capilar: ¿con qué deberías tener cuidado?

Los aceites capilares han ganado una popularidad tan tremenda que casi todas las marcas de cosméticos producen algunos productos de belleza que contienen aceite. Sin embargo, antes de visitar una tienda de cosméticos, has de conocer a lo que se deberías prestar atención cuando compres. De esta forma, evitarás malas sorpresas ya que protegerás tu cabello de los daños.

  1. Composición del aceite capilar – aceites que no combinan. Muchos productores no se preguntan si los aceites que introducen en su producto están equilibrados ni se seleccionan de acuerdo con la porosidad del cabello. En cambio, usan los aceites más comunes o los más populares. Esto hace que los aceites se vuelvan menos efectivos ya que no revelan todo su potencial.
  2. Composición del aceite capilar – ácidos grasos de cadena corta (AGCC). Estos son alcoholes muy desagradables que pueden irritar el cuero cabelludo, causar alergias y, cuando se usan de continuo, pueden incluso contribuir a la deshidratación del cabello. A la luz de esto, se sugiere evitar tales alcoholes no solo en aceites, sino también en otros productos de belleza. Dichos ácidos grasos de cadena corta son, entre otros: el alcohol desnaturalizado, el alcohol bencílico, el alcohol isopropílico y el alcohol etílico.
  3. La composición del aceite capilar – derivado del petróleo y colorantes artificiales junto con conservantes y siliconas comedogénicas pesadas puede irritar. Recuerda que cuanto más natural es la composición de un aceite capilar, mejor es su acción. Los mejores aceites capilares están libres de posibles sustancias irritantes, por lo tanto, se pueden aplicar directamente sobre el cuero cabelludo.